El asesinato de John Lennon

No todas nuestras entradas van a ser alegres. El día 8 de diciembre de 1980 fue un día terrible para todos y especialmente para los fans de la banda más importante de la historia de la música popular: The Beatles. Ese día (el sábado pasado se cumplieron 32 años), un hombre mentalmente perturbado llamado Mark David Chapman, armado con un revólver del calibre 38 con balas de punta hueca, disparó cinco veces sobre John Lennon, fallando el primer tiro, pero acertando los dos siguientes en la parte izquierda de su espalda, y los dos últimos sobre su hombro izquierdo. Lennon fue llevado a toda prisa al Hospital Roosevelt, a 5 minutos escasos del Edificio Dakota, donde vivía con Yoko Ono, su mujer. Llegó al hospital sin pulso ni respiración, intentaron múltiples maniobras de resucitación, pero las heridas infringidas por las balas de punta hueca (que se fragmentan al entrar en el cuerpo) en los vasos sanguíneos alrededor del corazón eran demasiado importantes y fue totalmente imposible. John Lennon fue declarado muerto a las 23:15 tras haber perdido más del 80% de su volumen sanguíneo.

Mark David Chapman había estado horas antes en la puerta del Edificio Dakota, donde era habitual que se presentaran fans para que John les firmara autógrafos, con una copia del disco “Double Fantasy“, el cual le firmó el Beatle, preguntándole si “no quería nada más”, ante lo que Chapman sonrió y sacudió la cabeza. Un fotógrafo fan de Lennon, Paul Goresh, tomó una foto del momento en el que John firmaba el disco a Chapman:

Lennon & Chapman

Chapman incluso había estado en Octubre en New York con la intención ya de matar a John Lennon, pero cambió de idea y se volvió a Honolulu, de donde era natural, sin llegar a hacerlo aquella vez. Tiempo después dijo que aquella famosa frase que Lennon pronunció sobre ser “más populares que Jesucristo” le había indignado, que para él era una blasfemia, así como las canciones “God” e “Imagine”, por la incongruencia de la frase “imagine no possesions” y la fortuna personal de Lennon. Chapman se declaró culpable del crimen contra consejo de sus abogados (que querían alegar trastorno mental) y fue condenado a cadena perpetua con revisión tras 20 años. Se le ha denegado la libertad condicional cada dos años desde el año 2.000 y continúa preso en la Cárcel de Wende.

Lennon fue incinerado el 10 de diciembre en el Cementerio Ferncliff en Westchester, no se celebró ningún funeral. El día 14 de diciembre, una multitud de aproximadamente 225.000 personas acudieron a Central Park para rendirle tributo, respondiendo a una llamada de Yoko Ono que había pedido que acudieran a rezar en silencio por 10 minutos. La llamada también fue atendida por todas las emisoras de radio de la ciudad de New York, que dejaron de emitir durante esos 10 minutos. Existen varios memoriales en honor de Lennon a lo largo y ancho del mundo, siendo el más destacable la zona de Central Park llamada “Strawberry Fields“, donde Lennon solía pasear con frecuencia. Multitud de países de todo el mundo donaron árboles y la ciudad de Nápoles (de donde es natural nuestro Preston, Marco Buccigrossi) donó el mosaico central de Imagine.

Strawberry_fields_nyc

John, siempre vivirás en nuestros corazones…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Beatles, Pedro y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El asesinato de John Lennon

  1. Pingback: Anuncios póstumos | Get Beat

  2. Pingback: Happy birthday, Mr. Lennon! | Get Beat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s