The Beatles y el pelo

Una de las primeras dificultades con las que se encuentra uno al intentar hacer tributo a los Beatles en directo es la posibilidad de clonar también físicamente a los fab four, ya que a pesar de que los trajes no son demasiado complicados (cuello alto, traje de cuello corto, gafas de John Lennon, etc) surge un complemento imprescindible que no siempre puede arreglarse: el pelo (lo de las pelucas es unánime: no, por Dios!!) Y es que el pelo fue una seña inequívoca de identidad de estos cuatro jóvenes de Liverpool. Y en esta banda, y como bien indicó Cristina en su crónica del concierto de Segundo Jazz, el que más recuerda a los Beatles es el más joven, sí, y es precisamente porque luce una frondosa melena que ondula al viento mientras toca la batería: ese es nuestro Ringacio.

Y es que el pelo es una seña de identidad para todo el mundo, no hay más que ver la técnica militar de rapar el pelo a los reclutas para que pierdan su identidad y facilitar su integración en la férrea disciplina del ejército. Pero en el caso de los Beatles el pelo no solo fue su seña de identidad, sino que fue un símbolo de rebeldía y de modernidad para toda una generación, que seguramente sería uno de los principales factores que hicieron que su popularidad explotara como el mismísimo big-bang.

¿Y de dónde venía el característico corte de pelo que los hizo famosos e inconfundibles en todo el mundo? Se dice que George Harrison (seguramente fue una broma del propio George) fue un día a la piscina a nadar y al salir se vio en un espejo con el pelo caído y mojado y le gustó tanto que decidió arreglárselo de esa manera.

Pero la verdadera explicación se sitúa en Hamburgo, en agosto de 1960, cuando el grupo lo componían Lennon, McCartney, Harrison, un bajista llamado Stu Sutcliffe y el a la postre expulsado batería Pete Best. Allí conocieron a dos personas que influirían decisivamente en su imagen futura: Astrid Kirchherr y Jürgen Vollmer. Kirchherr era fotógrafa y en una ocasión acudió a ver el show de los Beatles con su novio Klaus Voorman, que llevó a Vollmer, un amigo suyo, al show. Esa noche trabaron amistad con los cinco jóvenes, tanto que incluso Astrid y Sutcliffe se enamoraron nada más verse.

Poco después Astrid, inspirada en una película de Jean Cocteau de 1950 titulada Orpheus, le hizo un nuevo corte de pelo a Stu  Sutcliffe. Cuando la banda lo vio, se burlaron y rieron de Stu y su peinado. Sutcliffe dejaría poco después la banda a principios de 1961 (posteriormente moriría en abril de 1962 por un derrame cerebral con solo 21 años de edad).

En octubre del 61, Paul y John viajaron a París y allí se encontraron con su amigo Jürgen Vollmer, al que le pidieron que les hiciera el corte que le había hecho Astrid a Stu en Hamburgo. Jürgen les dijo que le gustaba mucho su aspecto rocker y no quiso hacérselo, pero ellos insistieron tanto que al final fueron a la habitación de su hotel y de allí salieron con su corte de pelo beatle.

Más tarde, Ringo entró en la banda. Pete Best nunca se unió al resto con el peinado, ya que tenía el pelo demasiado rizado. Preguntado años más tarde por qué nunca se hizo ese corte de pelo, respondió: “nunca me lo pidieron”. Esta actitud “separatista” puede que fuera una de las razones por las que los Beatles decidieron darle carpetazo a Pete tras dos años de tocar con ellos.

Al entrar, Ringo tenía el corte de pelo hacia atrás y una elegante barba. Ringo recuerda que por aquel entonces John lo llamó para pedirle que se uniera a la banda y le dijo “puedes dejarte las patillas, pero aféitate la barba”. En las primeras fotos, incluida la portada del álbum Please Please Me, aparece Ringo afeitado pero aún con el pelo hacia atrás. Ringo más tarde se casaría con Maureen Cox, peluquera de profesión, la cual, como es lógico, le cortaba el pelo habitualmente. Es curioso que Ringo en una entrevista declaró muy sinceramente que uno de sus sueños era tener una cadena de peluquerías, pero a pesar de todas las grandes cosas que ha conseguido el batería a lo largo de su vida, esta es una meta que no ha podido completar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Beatles, Pedro y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a The Beatles y el pelo

  1. Pingback: Los Beatles en Tenerife | Get Beat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s