Cuando los Beatles bailaron con Zorba

Hoy volvemos a invitar (y siempre que quiera porque sus artículos son excelentes) a nuestro amigo Alejandro González Terriza. Os animamos desde aquí a todos a escribir artículos sobre los Beatles y enviárnoslos a info@getbeat.es. Ahí va su artículo:

==================================================

Una de las paradojas más interesantes del mundo del arte es que a menudo los artistas más originales son también los más abiertos a todo tipo de influencias. Los Beatles entran, sin duda, en esta categoría. Apenas hubo en la década de los 60 un sonido interesante que ellos no escucharan, replicaran y reinventaran, desde el rock’n roll clásico hasta la música de vanguardia, pasando por la Bossa Nova (McCartney admitía hace poco su influencia en Here, there and everywhere) y el bolero (quien escuchó su versión de Bésame mucho dudo que nunca la olvide). A base de absorberlo todo, como esponjas, eran capaces de dar una versión inconfundiblemente suya de cualquier género que abordaran.

Dentro de esas músicas ocupan un lugar especial las que hoy llamamos del mundo, que si no siempre son folklore en sentido estricto, sí están ligadas a la tradición cultural característica de una zona del mundo . La música hindú que fascinó a Harrison (pero de la que también tomaron elementos Lennon y McCartney) se lleva la parte del león, pero en el menú entran también las músicas de Europa. Michelle nació como una viñeta musical al estilo francés, y hasta conserva parte de la letra en este idioma.

En Girl, considerada por Lennon unas de sus mejores canciones, John, que tenía una historia interesante que contar sobre el sufrimiento, la educación represiva y las muchachas hermosas, no incluyó palabras en griego, pero sí el ritmo característico del hasapiko, una danza tradicional griega que se hizo conocida en todo el mundo en 1964 gracias a una famosa tonada de la banda sonora de Zorba el Griego, compuesta por Mikis Theodorakis. Durante una estancia en las islas griegas, McCartney compuso una melodía al estilo de este célebre sirtaki: no tardaron mucho en encajarla dentro de la canción de John, imitando con las guitarras acústicas el sonido metálico del bouzouki.

El resultado es una combinación sorprendente entre la letra, una de las más ácidas y reflexivas de Lennon, y la ligereza traviesa de la “música griega para turistas” (como la llaman con cierta sorna los helenos; tampoco en España es común encontrar devotos del lucrativo “flamenco para guiris”).

A continuación, podemos escuchar ambas piezas: la danza de Anthony Quinn en Zorba:

y la canción de Lennon en la versión instrumental de un estupendo guitarrista griego, George Chatzopoulos:

Claro que, si habéis llegado hasta aquí, además de mi agradecimiento, os merecéis un “bonus track”: así suenan los Beatles versionando en vivo a Mikis Theodorakis, el autor de la banda sonora de Zorba el griego. Esta es otra pieza del maestro:  The Honeymoon Song, la canción de la luna de miel (en griego, An thimithis to oniro mou, “si recuerdas mi sueño”):

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Beatles, Colaboración y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cuando los Beatles bailaron con Zorba

  1. CC dijo:

    Excelente, como acostumbra, Alejandro GT. Buenísima lectura del grupo de Liverpool.

  2. ¡Buenos colaboradores nos gastamos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s